Fatum

Siempre fui triste
i me sentí extranjera
en todas partes.
Ardía mi lámpara
i sigue ardiendo:
azul…
violeta...

Me quema toda
con su antigua llama,
creciendo i marchitándose
en diferentes tallos!

Me dobla la nostalgia
sobre ignorados mapas.
Quiero escarbar perdidos cementerios
i abrir cinéreas ánforas
con mis pálidas manos.
Como siempre, estoy triste
bajo el alegre vuelo de los pájaros.
I ciega voy
con mi agonía tremante
hasta el borde del día.

¡Bajo una lenta lluvia de lágrimas azules
yo muero cada noche!